Eloy Álvarez Pelegry, director de la Cátedra de Energía del Instituto vasco de la Energía

A. Martín

DIARIO DE SEVILLA

La clave del desarrollo industrial estriba en la colaboración estratégica entre los poderes públicos y las empresas que pongan el acento en la innovación y sea continuada en el tiempo

Eloy Álvarez Pelegry es doctor ingeniero de Minas, licenciado en Ciencias Empresariales, diplomado por la London School of Economics y Académico de la Real Academia de Ingeniería. Tras desempeñar altos cargos directivos en Unión Fenosa entre 1989 y 2012, en la actualidad dirige la Cátedra de Energía del Instituto Vasco de la Energia-Orkestra de la Fundación Deusto.

¿En qué situación se encuentra Andalucía desde el punto de vista industrial?
Andalucía tiene una gran ventaja: una gran tradición minera e industrial y una gran intensidad en capacidad de generación en energía. Es una base muy positiva para el crecimiento futuro en un entorno global competitivo.

¿La caída de los precios de las materias primas puede afectar al desarrollo de la minería?
Los precios de los metales tienen un carácter cíclico. Y desde un punto de vista de medio y largo plazo, hay una base de demanda potente.

La ley de minas es preconstitucional y no recoge la actual de organización territorial de España. ¿Eso es una dificultad añadida?
Creo que lo importante es que las estrategias territoriales apoyen los recursos domésticos de Andalucía y que esas estrategias de la administración, junto con las iniciativas y el descubrimiento emprendedor ligado a la minería, la industria y la energía, tengan una buena acogida y el apoyo que merece.

¿La judicialización del proceso de adjudicación de Aznalcóllar puede ahuyentar la inversión extranjera en la minería andaluza?
La claridad y la transparencia en los procesos son siempre importantes, además del apoyo de la administración para el desarrollo de los recursos mineros. Y en este sentido, creo que también hay que promover que no se dispongan más trabas que puedan considerarse innecesarias.

¿Por qué no hay capital nacional que desarrolle estos proyectos y evite la necesidad de acudir a inversores extranjeros?
El que sean capitales extranjeros per se no es malo, máxime cuando estas empresas tienen una gran solvencia financiera, están en varios países y realmente apuestan por diferentes sectores y zonas geográficas. La clave para el desarrollo es la competitividad, la productividad y la innovación tecnológica ligada al conocimiento y al saber hacer en muchas de las materias que son técnicamente complejas. Desde luego, también es deseable que pudiera haber capitales domésticos o nacionales que se involucraran de alguna medida en estas actividades del territorio.

¿Qué ha cambiado para que el sector minero esté de nuevo en auge en Andalucía?
No es un único factor, sino un conjunto de elementos. Hay una mayor conciencia de que los metales tienen unas perspectivas positivas a medio y largo plazo porque son necesarios para el desarrollo industrial y económico. También se han hecho esfuerzos por parte de la administración para promover que este tipo de recursos se aprovechen. Y por otra parte, han contribuido las mejoras en productividad y el desarrollo de soluciones que resuelven o mitigan problemas mediombientales. También hay que tener en cuenta la mejora de las técnicas de investigación, lo que pone en valor recursos que antes quizás no eran tan evidentes.

Desde la perspectiva andaluza, donde no está tan desarrollada la industria, ¿qué ejemplo puede aportar el modelo del País Vasco?
Una primera cuestión es que hay estrategias territoriales que tienen una coherencia y que son continuadas en el tiempo, con un énfasis por parte del Gobierno en promover una mayor inversión en I+D. Al mismo tiempo, también hay una filosofía de clusters, que trata de promover relaciones entre las empresas y los centros de investigación e instituciones relacionadas de apoyo.

El País Vasco sufrió una reconversión industrial de la que salió fortalecida su economía.
Entonces y ahora se creyó que la industria es un activo de un sector económico muy relevante. Está probado que crea empleos de más estabilidad y ligados al conocimiento y a la innovación.

No hay comentarios

Agregar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies