El plan de I+D+i aspira a un 2% del PIB

Lalia González

SUR

El consejero de economía avanza datos del nuevo PAIDI, que sustituye al anterior vencido en 2003, y será aprobado antes de fin de año

El consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez Arellano, avanzó ayer las líneas generales del futuro PAIDI, el Plan Andaluz de Investigación, Desarrollo e Innovación, un instrumento del que está pendiente toda la comunidad científica andaluza y que vuelve a ponerse en marcha después de una laguna de doce años, ya que el anterior plan concluyó en 2003.

Fue además una primicia, pues las líneas generales del plan recién redactado se han conocido en el marco de una comparecencia ante la comisión correspondiente del Parlamento, antes de que el texto vaya a Consejo de Gobierno y se lleve a consulta pública.

Arellano enunció como uno de sus primeros objetivos al llegar al cargo la redacción de este nuevo PAIDI, que será aprobado antes de fin de año. Aunque no fue muy concreto en los contenidos, el consejero sí adelantó que el plan contará con 22 objetivos y 78 acciones «para convertir el Sistema de Ciencia, Tecnología e Innovación (SCTI) de Andalucía en motor de desarrollo basado en el conocimiento».

Se plantean además cinco ejes: el fortalecimiento y la reordenación del sistema de I+D+i, tanto a nivel de grupo como de infraestructuras; la optimización de la financiación, con el aumento de la inversión privada como clave; una gobernanza integradora, basada en la transparencia, la participación y el conocimiento abierto; una economía inteligente del conocimiento así como una orientación del mismo a la sociedad, como fin último de toda la estrategia, indicó.

MÁS DINERO PRIVADO

El objetivo que maneja la consejería es llegar al Horizonte 2020 con un 2% del PIB destinado a I+D+i, lo que supone casi duplicar el porcentaje actual, que es del 1,04%, y alcanzar los 3.000 millones de euros, una cifra que suma las aportaciones del Gobierno autónomo, que llegarán a unos 600/700 millones, con las del Gobierno central y de las empresas. El propósito del plan es invertir la tendencia actual: Si en Andalucía 6 de cada 10 euros son públicos, se aspira a alcanzar un 50/50, como es la media nacional. En Europa la ratio alcanza un ideal 70% de aportación privada.

Aunque desde 2003 no hay PAIDI, los proyectos no han quedado parados y un millar de ellos han seguido activos, aunque el conjunto de la investigación andaluza se ha visto ralentizada por la crisis, que detrajo recursos de estas políticas. Por ello, el consejero anunció que habrá un programa puente, que se desarrollará mientras entra en funcionamiento este nuevo Plan, dotado con 50 millones.

Ramírez Arellano dijo ante la comisión que, sin olvidar la ciencia básica, uno de los retos fundamentales del nuevo PAIDI «será el acercamiento de la investigación al tejido productivo, potenciando mecanismos para la óptima transferencia del conocimiento y creando un entorno favorable a la innovación con lo que dar impulso al liderazgo empresarial».

Se plantea asimismo atender en especial los recursos humanos, «evitando la descapitalización e incentivando el retorno del talento investigador». La reforma institucional será, igualmente, un eje básico del plan, partiendo de la revisión del sistema de agentes del conocimiento.

El PAIDI se adapta también a la nueva dinámica europea y nacional y acoge las nuevas directivas en este marco, con una atención especial a la especialización inteligente, en línea con la Estrategia Estrategia de Innovación de Andalucía 2014-2020 (RIS3) además de la Agenda por el Empleo y el Programa Operativo FEDER.

No hay comentarios

Agregar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies