La relevancia de la calificación acertada de I+D+i en ingeniería

Javier Cañizares

EL ECONOMISTA

El responsable técnico del sector Aeroespacial y Procesos Productivos de CTA sostiene que el equipo directivo de las empresas cuya actividad principal es la ingeniería debe tener muy clara la importancia de discernir entre trabajos de ingeniería habituales y los que pueden tener una parte importante de actividades de I+D+i

No es frecuente que las empresas se planteen a priori cuál es el papel de los trabajos de ingeniería en los proyectos de I+D+i. Sin embargo, una vez planteado el proyecto a una convocatoria de ayudas, estos trabajos en ocasiones se consideran de I+D+i y en ocasiones no. A veces, ocurre por razones de concepto, pero otras sucede por un planteamiento erróneo o confuso y, como consecuencia, no sólo se pueden perder oportunidades de financiación del proyecto, sino que también puede afectar a posibles incentivos fiscales en el impuesto de sociedades y a bonificaciones sobre la cuota de la seguridad social del personal dedicado exclusivamente a la I+D+i.

En Corporación Tecnológica de Andalucía aplicamos el criterio frecuentemente empleado de las definiciones de I+D+i que aparecen en la normativa fiscal -Ley del Impuesto de Sociedades, hasta 2014: Art. 35 del RDL 4/2004, a partir de 2015: Art. 35 de la Ley 27/2014-. Especialmente en los proyectos con un componente fuerte de ingeniería, temas como la novedad significativa del resultado, el software que se pueda generar, el lugar de ejecución -trabajos para terceros-, la necesidad de construir un prototipo demostrador, etc., son tenidos muy en cuenta a la hora de asignar una calificación de investigación, desarrollo o innovación -o ninguna de las anteriores- al proyecto. Al ser conceptos muy sensibles a una interpretación u otra, nuestra recomendación es contar con expertos en la materia, y sobre todo asegurarse de que no se produzcan diferencias de criterio entre unos evaluadores y otros.

Por otro lado, el equipo directivo de las empresas cuya actividad principal es la ingeniería debe tener muy clara la importancia de discernir entre los trabajos de ingeniería habituales y los proyectos que pueden tener una parte importante de actividades de I+D+i, y aprovechar las oportunidades que se les presentan, liderando la puesta en marcha de estas iniciativas. Es muy recomendable apoyarse en el conocimiento y en la experiencia de grupos de investigación de las escuelas de ingeniería universitarias a la hora de orientar la definición de los trabajos según los conceptos de I+D+i consensuados para los programas de ayuda en vigor. También facilitan la estructuración de la memoria del proyecto, incluyendo como una primera fase un análisis detallado del estado del arte correspondiente, y a dotar al proyecto de personal investigador de reconocido prestigio.

El resultado de todo este planteamiento a priori realizado correctamente debe resultar beneficioso para todas las partes: entidades financiadoras, calificadoras, y sobre todo para las empresas solicitantes y sus subcontratistas.

No hay comentarios

Agregar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies