Cuatro compañías con sede en Andalucía quieren promover una ‘revolución industrial’

ABC

Los impulsores de esta iniciativa son la empresa minera Cobre Las Cruces, la agroalimentaria Heineken, el fabricante de detergentes Persan y el grupo de automoción Renault

Damien Marantelli, consejero delegado de Cobre Las Cruces; Richard Weissend, presidente Heineken España; José Moya, presidente de Persán, y Alfonso García-Agúndez, director de la factoría de Renault, desgranan las claves de "Sevilla es Industria" (SI), una iniciativa para elevar el peso de este sector en la región que está dando sus primeros pasos.

¿Cuales pueden ser las ventajas competitivas que ofrece una provincia como Sevilla para atraer inversiones industriales?
- Richard Weissend: Sevilla cuenta, en general, con mano de obra cualificada. Esto, junto con una ubicación estratégica y una red de infraestructuras de comunicaciones terrestres, ferroviarias, aéreas y marítimas, constituyen la base para atraer inversiones. Han sido factores determinantes a la hora de asentar importantes sedes industriales en el pasado y estamos convencidos de que siguen siéndolo. "Sevilla es Industria" es un ejemplo de que en esta tierra se pueden desarrollar con éxito diferentes actividades industriales.

- José Moya: Nuestra ubicación no es buena si se piensa en la exportación a Europa. Si miramos a África, la cosa cambia. La excelente infraestructura de comunicaciones compensa una ubicación geográfica que no es ideal. nuestra mano de obra es tan cualificada como la de cualquier otra región de España, de ahí que con el esfuerzo de todos podamos competir en régimen de igualdad.

¿Qué factores lastran la competitividad?
- Alfonso García-Agúndez: La evolución del marco normativo y la falta de mentalidad emprendedora son temas que hay que seguir mejorando para poder competir con otros países que están más avanzados en este sentido. En paralelo, la función empresarila debe ejercerse de una manera eficaz y responsable. Si conseguimos fortalecer el tejido industrial con una gestión orientada a la calidad, a la mejora permanente, rentable, innovadora y respetuosa con el entorno, crearemos una base de confianza para nuevas inversiones. Por último, es necesario también, tanto en las administraciones como en la sociedad, tener una mentalidad de "acogida industrial". La industria genera una plataforma de estabilidad y otros efectos positivos en el entorno que al final redunda en beneficios para los ciudadanos.

- José Moya: El público debe saber que un territorio con una industria potente tiene una economía mucho más sólida y estable que los que basan su desarrollo exclusivamente en agricultura y servicios.

- Richard Weissend: Y hay que continuar con el trabajo de simplificación administrativa.

El grupo ha comenzado con cuatro empresas. ¿Cuántas compañías podrían sumar a la iniciativa?
- Damien Marantelli: Sevilla es Industria es, básicamente, un mensaje a favor de una provincia con un mayor peso industrial. No tenemos un objetivo concreto de alcanzar un determinado número de empresas adheridas al proyecto. Sólo hemos querido poner en marcha un movimiento al que puede incorporarse quien comparta este planteamiento. Somos un punto de partido. El hecho de que seamos empresas con un volumen importante las impulsoras de esta plataforma es sólo un ejercicio de responsabilidad. A las empresas grandes se nos suele denominar "tractoras"; ese mismo concepto puede aplicarse en este caso.

¿Esta iniciativa se podría extender a toda Andalucía?
- Alfonso García-Agúndez: El peso de la industria es escaso en toda la Comunidad, no sólo en Sevilla. Por tanto es deseable que el incremento del PIB industrial sea una realidad a nivel regional. Sólo de este modo podremos avanzar en la convergencia con otros países y áreas de Europa. Plataformas como la que hemos impulsado pueden ser un instrumento eficaz para avanzar en ese objetivo. Existen asociaciones de empresas en torno a los núcleos industriales de la bahía de Algeciras y de Huelva, que vienen defendiendo desde hace años la importancia de la industria como motor de desarrollo y generación de empleo estable y de calidad. Nuestro lema es Sevilla necesita más industria, pero es evidente que toda Andalucía la necesita.

¿Cómo pueden cooperar todas las provincias de la región para potencias la industria?
- Damien Marantelli: Teniendo claro que todos salimos ganando con un incremento de la industrialización. Aquí no hay lugar para recelos entre provincias y mucho menos para falsos debates de incompatibilidad entre sectores. Se trate de remar todos en la misma dirección. Más industria significará más servicios y con ellos más demanda de productos agropecuarios... en definitiva, una vez más estamos ante uno de los principales argumentos en favor del sector: su capacidad para activar la economía. Los agentes sociales tienen mucho que decir al respecto, pero no olvidemos que cada vez es más necesaria una sociedad civil activa. Ese es el contexto en el que se mueve Sevilla es industria.

- José Moya: Sobre la respuesta de los agentes sociales ha sido muy satisfactorio ver que tanto Fedeme como Comisiones Obreras han saludado muy positivamente nuestra iniciativa.

¿La mano de obra en Andalucía es lo suficientemente buena como para atraer inversiones?
- Alfonso García-Agúndez: Existe, pero se debería trabajar más, de la mano de la Administración, Universidades y Centros de Formación Profesional, para ofrecer una formación actualizada, orientada a la empleabilidad y con una carga práctica que beneficie, tanto a empleados como empleadores, de cara a un futuro contrato de trabajo. Para Sevilla es Industria, el desarrollo de las competencias y "know how" es clave, y por eso cada una de estas empresas cuenta con programas que apuestan por la generación de talento, como el programa #Talentage de Heineken y con el que colaboran Persán y Cobre las Cruces o Renault Experiencie, de Renault.

- José Moya: La mejora de la cualificación es uno de los retos de la acción conjunta de Estado y empresas. El conocimiento será el gran factor de diferenciación en los años venideros. Y además de una mano de obra diferencialmente atractiva, tiene que existir un plan de cualificación ambicioso: eso acabará haciendo de Andalucía un lugar mu interesante para posibles inversores.

Uno de los objetivos de SI es cambiar la percepción social de la industria, ¿por qué hay tal grado de desconocimiento (y a veces rechazo) al sector industrial en Andalucía?
- Richard Weissend: Precisamente por la escasez de tejido industrial. Es la pescadilla que se muerde la cola. Desde Sevilla es Industria queremos generar orgullo por la industria que tenemos, de modo que todos podamos presumir de realidades como que el 25% del cobre que se consume en España es sevillano, que el 40% de los detergentes se elaboran en Sevilla o que la ciudad alberga la planta más moderna de Heineken en Eruopa. Contamos con productos "made in Sevilla" reconocidos en todo el mundo y que están asociados a calidad e innovación; y también exportamos buenas prácticas. El atributo de excelencia industrial puede ayudar a romper tópicos.

- Alfonso García-Agúdez: La industria, lejos de restar, puede ser un activo para la imagen de la provincia y de la Comunidad. Pensemos, por ejemplo, en las series de televisión inspiradas en Andalucía. Siempre se desarrollan en un cortijo o en un hotel. ¿Por qué no puede ambientarse una serie en una fábrica de aviones o en una planta siderúrgica? Tenemos compañías líderes en ambos sectores y son tan Andalucía como el sol y la playa. Hay mucho trabajo que hacer en favor de la percepción de la industria. Es un reto lento, apasionante e imprescindible.

Representáis sectores como la automoción, la química, la minería o la agroindustria, ¿Qué negocios tienen más potencial de crecimiento?
- Damien Marantelli: Estos cuatro sectores tienen potencial de crecimiento, pero Sevilla también es aeronáutica, siderurgia, ingeniería, energías renovables, fabricación de vehículos contra incendios... La producción agraria está cada vez más ligada a procesos de transformación industrial. Y por supuesto el aprovechamiento de los recursos naturales.

¿Existe una clase de emprendedora andaluza capaz de generar industria o está demasiado enfocada al sector servicios y al turismo?
- Richard Weissend: Es indudable que el sector de servicios y turismo es muy atractivo en esta región, pero estamos convencidos de que en Andalucía contamos con talento y potencial para el desarrollo de empresas en cualquiera de los sectores, algo que hemos podido comprobar en el programa RED INNprende con proyectos relacionados con agroindustria. El impulso que la Unión Europea está decidida a aportar a este sector para contribuir a que en 2020 suponga el 20% del PIB comunitario, junto con el convencimiento de gobiernos locales y regionales, atraerá también a emprendedores andaluces que apuesten por generar riqueza en su tierra en este sector.

- José Moya: Lo que pretendemos precisamente es defender que la clase emprendedora andaluza con capacidad de generar industria es mucho mayor de lo que se piensa y pretendemos también propiciar actividades que mejoren sensiblemente su importancia.

No hay comentarios

Agregar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies